Estudiar debería ser tan divertido como leer y escribir blogs. Pero hoy es tan aburrido como tener que escuchar vejetes anacrónicos que anidan su verdad a la historia de los tiempos. Para ellos el mundo nunca cambió y las verdades, sus verdades, son inmutables

Eso y más dice Arlovich en Juventud Digital, y qué razón tiene.

(Vía Álvaro Ramírez Ospina)