Resulta ser que el acuerdo entre Microsoft y Novell es una especie de arreglo por supuestos problemas de patentes, de hecho Novell regresó $40 de los $440 millones de dólares que Microsoft le dio para licenciar "ciertas cosas"

Ahora Ballmer dice que ese pago es una manera de admitir la culpa, y que cualquier usuario que use otro sabor de Linux que no sea SuSe es basicamente un ladrón de patentes. ¿Qué tal?

Suena a que Ballmer por fin perdió la cordura...

(Gracias a todos los que enviaron esto)