Esos de Air Madrid van de picada (figurativamente) continúan los vuelos estupidamente retrasados, esta vez un avión con destino a Quito, Ecuador que salió 31 horas tarde; los responsables en toda una demostración de profesionalismo extremo culpan a la mala suerte.

El representante de Air Madrid calificó de "mala suerte" estas averías y aseguró que la compañía subcontrató en las últimas horas dos aeronaves para poder realizar su programación, mientras recordó que "estos procesos llevan su tiempo y en muchas ocasiones los aviones se encuentran en otros países, por lo que tardan un tiempo en llegar".