Dueños de las MacBooks, hartos de toda clase de problemas con sus equipos, especificamente los que se apagan de la nada y sin aviso se están organizando para hacer una demanda colectiva contra Apple y es que la respuesta de la compañía y su servicio técnico han dejado mucho que desear. Al problema le apodaron RSS (Random Shutdown Syndrome).

Muchos de los usuarios de estas laptops están teniendo que sufrir largos periodos de tiempo sin sus equipos ya que Apple tarda de dos semanas a dos meses en "repararlas", y se niega a cambiarlas por nuevas y sin fallas. El problema es tan grave que AppleDefects.com ha descubierto que ciertos cables se derriten a causa del calor generado por el procesador.

La demanda me parece totalmente oportuna y es que Apple simplemente no escucha y no se cuándo lo harán. Yo soy uno de los que se ve afectado por este síndrome de "oídos sordos" de la compañía, ya que mi PowerBook 15" está defectuosa y no puedo hacer nada al respecto.