Meses atrás se publicó un post en este mismo blog acerca de la Amprofon, la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas quienes pretendían hacer las veces de RIAA o SGAE en México; no es realmente su trabajo ni les corresponde, pero les importa poco y lo hacen.

Intentaron asustar y crear FUD (Fear, Uncertainty and Doubt) amenazando con cobrar multas altísimas a personas que ellos detecten que están compartiendo música. Al final decidieron posponer dichas acciones porque la ley mexicana se los prohibe.

...hasta ayer seguía siendo igual, las leyes no han cambiado pero la Amprofon ha decidido que sí puede hacerlo y como ya es usual, los medios empiezan a participar en esta campaña de miedo. El Universal hoy dice: "Será delito bajar música por la red" -- pero Julio Alejandro Quijano, autor de la nota no cita la ley que convierte al hecho de bajar música en internet en un delito (porque no existe).

Fernando Hernandez Romero, el presidente de esta institución, quiere parecerse muchísimo a Teddy Bautista, también usa un lenguaje que genera conflicto, que llama la atención. Antes los mexicanos fueron material de caza, ahora son personas a quien atacar:

Sin embargo, Fernando Hernández, director de Amprofon acepta que es un esfuerzo menor, ya que actualmente existen 4.4 millones de cibernautas que bajan música por internet. Hernández especifica: "No tenemos recursos para atacar a los 4.4 millones. Haremos una selección de los usuarios con mayor número de archivos musicales ilegales y espero que a corto plazo tengamos resultados".

La Amprofon desde ya está usando técnicas bastante agresivas para perseguir a estas personas, a falta de una ley que permita demandarlos o multarlos (aunque ellos insistan que sí pueden) lo que están haciendo es asustarlos. Se meten a las redes P2P, buscan equipos que sospechen están conectados desde Méxíco, consiguen sus emails y les mandan mensajes de tipo: "Se ha detectado que desde su computadora se pueden estar poniendo a disposición de terceras personas archivos que contienen copias de fonogramas musicales...".

En México hacer esto es ilegal, en pocas palabras: si intercambias archivos en redes P2P no estás cometiendo un delito, si la Amprofon te envía uno de estos correos SÍ LO ESTÁ COMETIENDO. Existe una ley en México que prohibe hacerlo, está tipificado por la ley, es el 211 bis del código penal federal mexicano como Intrusión por Rompimiento de Códigos de Seguridad.

Cualquier programa P2P permite compartir una carpeta o un archivo en tu disco duro previamente especificado por ti. Si la Amprofon te envía un correo electrónico lo consiguió por otros medios y sin autorización tuya, por lo cual es delito.

No dejes que te asusten.