Nokia tiene un concepto de interfaz para el usuario llamado Aeon, consiste de teléfonos que no tienen botones y su superficie total consiste en una pantalla que puede ir cambiando dependiendo de las funciones necesarias.

Se ve tremendamente bonito y no me suena ilógico hasta que pienso en marcar un teléfono sin ver el teclado, y para eso es necesario sentir los botones, cosa que no es posible con una pantalla.

(Vía Celularis)