Si el automóvil hubiera seguido el mismo ciclo de desarrollo que el ordenador, un Rolls-Royce costaría hoy cien dólares, alcanzaría un millón de millas por galón y explotaría una vez al año, matando a todos sus ocupantes

Robert X. Cringely

(Vía Bitelia)