Lenovo se une al club de portátiles que se incendian, en esta ocasión se dio en un aeropuerto estadounidense lo cual hizo un poco más grave la situación:

Las versiones de distintos medios de comunicación hablan de la dramática situación que se vivió cuando un pasajero se vio obligado a suspender su entrada a un avión y a volver corriendo a la sala de embarque con un PC portátil humeante en el aeropuerto internacional de Los Ángeles.

Un equipo de investigaciones de Lenovo -antigua división de ordenadores de IBM- ha confirmado los hechos. Se especula con que la máquina tenía incorporada una batería de Sony, pero las averiguaciones preliminares indican que quedó demasiado dañada como para saber de qué batería se trataba.

Esto último suena un poco ridículo, ¿o acaso Lenovo no lleva un registro de qué baterías se le ponen a qué modelo? es decir, si queda claro qué laptop que se incendió, es cuestión de consultar en una base de datos para saber si la batería culpable es Sony o no, ¿verdad?

(Vía Barrapunto)