Por respeto a las víctimas y para evitar todo el hype de los videos que se dio durante los días y meses después del atentado, estas personas decidieron no liberarlo hasta ahora, sin música, sin himnos y sin mayores ediciones, sólo mostrando lo que vivieron, con el audio original.

No tienen necesidad de ganar dinero con esto por lo cual publicaron el video bajo una licencia Creative Commons y usando Revver (que apoya este tipo de modelos). Ciertamente ver de nuevo el atentado desde esta perspectiva es aterrador.

(Vía Menéame)