En estos momentos, un poco antes de terminar el mensaje de Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador inicia su mensaje en el zócalo. Asegura que no aceptará la política tradicional. Dice que nunca va a tranzar con el hampa de la política ni con los delicuentes de cuello blanco, dice que nunca se doblegará hacia los racistas, facistas, clasistas que hipócritamente aparentaban ser gente de buena voluntad, nunca dejará de apoyar a la gente humilde, a los humillados, a los desposeídos y a los pobres de México y "nunca, jamás" traicionará a México.

Dice que continuará con la lucha.

Ahora AMLO lee una comunicación, diciendo que los magistrados se sometieron, la dignidad, el orgullo, la arrogancia, de actuar como hombres libres, optaron por convalidar el fraude electoral, de esa manera se violó la voluntad popular y se fracturó el orden constitucional, como es de dominio público, tanto el candidato de la derecha como el Tribunal Electoral se negaron al recuento voto por voto, casilla por casilla, se negaron a transparentar la elección, todo ello tiene una explicación sencilla, que con un poco de luz en la frente se comprende a la perfección, todo ello se explica porque el candidato de la derecha no ganó la elección presidencial y están despojando de un triunfo legal y legítimo que nos otorgó la mayoría del pueblo de México.

También ese comportamiento se explica todo lo acontecido y de manera particular el acto del día de hoy porque una minoría privilegiada ha tomado las instituciones y las mantiene secuestradas para su propio servicio, esta realidad que hay que transformar es la que tiene en la ruina al país y en la pobreza a la mayoría del pueblo. Por lo anteriormente expuesto expresa su decisión de rechazar el fallo del TEPJF y desconoce a quien pretende ostentarse como titular del poder ejecutivo federal sin tener una representación legítima y democrática; así mismo considera que ante este atentado a la legalidad constitucional y a la vida democrática, muchos mexicanos deben reasumir el ejercicio de la soberanía popular y abolir de una vez y para siempre el régimen de corrupción y privilegios que impera en el país. Esta decisión la asumen hoy, en este mes de la patria, en la convicción de que al recuperar el ejercicio de su soberanía.

Por todo esto, reitera su propuesta de que la convención nacional democrática se constituya un gobierno que cuente con la legitimidad necesaria para refundar la república y reestablecer el orden constitucional.

Esa fue la declaratoria del día de hoy.

Dice que el gobierno que entraría (Calderón) se intentará legitimizar en el extranjero. Después de eso "la cargada", por medio de adhesión de empresas y grupos. Tercero, la subordinación de los medios de comunicación para quemarle incienso al candidato de la derecha, entrevistas especiales, llamarlo presidente electo. Después decir que van a cambiar ahora sí las cosas. Después intentarán "repartir migajas" para ganarse a la gente pobre, aquí dicen una vez más: el pueblo no quiere limosnas, el pueblo exige justicia, por eso se está luchando. Creen que con esas políticas de reparto de migajas van a poder mantener la política que sólo beneficia a unos cuantos y por último intentar negociar por todos los medios que haya lo que ellos llaman "diálogo y negociación". Se informa que los dirigentes, legisladores, gobernantes electos de la coalición y ciudadanos que están en la conducción del movimiento, se han comportado a la altura de las circunstancias.

Ahora explica la estrategia de la resistencia civil, primero la revolución de conciencia, de mentalidad, porque todos se van a quitar las telarañas que les han metido en la cabeza hasta el extremo de obligarles a reconocer instituciones y que ellas no respetan al pueblo y el mandato constitucional; al diablo con sus instituciones. Dice que se apegarán al artículo 39 de la constitución, constituirán su propio gobierno, tomar un camino nuevo porque no quieren seguir por el mismo camino trillado de siempre. Decidir de manera democrática cuál es el rumbo que más conviene al país, crear una república auténtica, verdadera.