La iglesia católica mexicana rechazó tajantemente el acuerdo criminal firmado por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal en el que se permite que una mujer aborte cuando su embarazo sea a causa de una violación.

De hecho, en el típico método FUD (Fear, Uncertainty, Doubt) que usa la iglesia católica deciden justificar el no aborto comparando casos que nada tienen que ver el uno con el otro:

Tras seis días de que las autoridades del Gobierno del Distrito Federal hicieran el anuncio sobre esa disposición, la curia elaboró en su periódico semanal Desde la Fe, una ficha para explicar por qué la Iglesia condena el aborto.

Consideró que los motivos para no querer a un hijo -una niña violada que ha quedado embarazada, una joven que se adelanta con el novio, una mamá que ya tiene muchos hijos y que vive en la pobreza, una mujer cuya vida peligra por la gestación o por ser víctima de un abuso y además padecer retraso mental, enumeró la Curia- "no quitan el hecho de que hay un hijo concebido y que practicar un aborto significa matarlo".

Independientemente de las posiciones a favor o en contra del aborto, intentar igualar la situación de una adolescente violada con la de una joven que "se adelanta" con el novio, es tratar este tipo de situaciones de la manera más simplista posible, es pensar en absolutos ...y recuerden niños, solo los Sith piensan así.