De acuerdo a Europa Press (por medio de El Periódico) se han encontrado algunas mantarayas muertas con la cola cortada en Australia y se teme que se trate de fanáticos de Steve Irwin quien murió hace unos días a causa de la clavada en el pecho de uno de estos animales. Desde aquel día ya son diez rayas encontradas muertas y mutiladas en las playas de la región de Queensland.

Por otro lado, Wayne Sumpton, del departamento estatal de pesca del país, dice que es posible que se trate de pescadores que a veces atrapan rayas accidentalmente y cortan la cola para evitar picaduras, pero es una práctica poco común.