Raed Jarrar cuenta su experiencia con JetBlue y cómo tuvo que cambiarse la camiseta (polera, playera) que tenía puesta la cual decía "no nos quedaremos callados" en árabe e inglés. Aún cuando Raed tenía toda la libertad constitucional de usar esa camiseta, tuvo que cambiársela, de acuerdo a los agentes de seguridad que se le acercaron es como entrar a una tienda con una camiseta que dice "soy un ladron" ya que en los aeropuertos estadounidenses cualquier cosas escrita en árabe probablemente signifique algo malo.

Raed tuvo que cambiarse la camiseta para poder subirse al avión. De paso el tenía el asiento 3-A y sin ningún aviso lo cambiaron al 24-A, hasta atrás, para que nadie lo vea.

Increiblemente triste.