Me resulta increiblemente interesante el hecho que uno de los rovers en Marte, el Spirit haya recibido durante las últimas semanas una nueva versión del software que usa para operar en y recorrer tierras marcianas, una labor que lleva haciendo por más de 900 soles (días de Marte). Luego de unir todas los paquetes enviados tiene que validarlos y después de eso pasará a instalarlo.

Logicamente TCP/IP no funciona para distancias tan largas (todos los paquetes arrojarían un timeout) así que me resulta curioso pensar en el modelo técnico del protocolo de comunicaciones de datos que usan para estos robots.

El próximo 8 de agosto, el Spirit recibirá la menor cantidad de energía solar durante un solsticio de invierno.