La llamaría Diana Alonso, pero es que así nadie sabe quien es. Me refiero a la borracha de La Sexta, que conducía un programa de concursos en la madrugada en dicho canal español.

Pues resulta que 20 minutos le ha hecho una entrevista y asegura que lo que tenía era jet-lag, porque es azafata, venía desde México y además tenía una infección de garganta. También dijo que nadie la ha despedido:

"Nadie me ha dicho Diana, estás despedida; tampoco me han dicho nada sobre los vídeos que se han colgado en Internet".

Aún así, la presentadora reconoce que "no me han puesto en los horarios de julio", aunque está convencida de volver en el mes de agosto, "porque es lo último que dejamos hablado". Alonso, de 28 años y bilbaína de nacimiento -aunque lleva 21 viviendo en Holanda- confiesa que sus jefes en la productora ya le habían dicho que la notaban "algo cansada", pero que eso fue incluso antes de la emisión del polémico programa.