Epic decide distribuir el último sencillo de la infame Jessica Simpson en forma de descarga electrónica sin DRM alguno, costará $1.99. Para compensar el aumento de precio, la canción viene personalizada, no tengo idea qué significa esto, pero te piden elegir tu nombre de una larga lista, dicen que viene tu nombre en la canción.

Ya que la canción no tiene ningún control digital de derechos puedes quemarla cuantas veces quieras, copiarla a tu iPod, y... despacito para que no escuche la SGAE compartirla con tus amigos.

(Vía León Felipe Sánchez)