Cuentan en Techdirt que la RIAA (SGAE de Estados Unidos) desistió dos demandas, una en Oklahoma y al parecer otra en California apenas se enteraron que la dirección IP de los demandados es de un router inalámbrico que está abierto para que cualquier persona pueda conectarse.

Todo indica que la RIAA prefiere dejar a un lado este tipo de casos antes de aceptar que su primera línea de defensa (el que supuestamente "un IP es igual a una persona") es técnicamente ridícula.

La pregunta es si funciona igual con los de la SGAE o Teddy Bautista es, realmente, mucho más necio.