¿Te encantó el último éxito de verano, tomaste la cámara, la cantaste o bailaste con tus amigos y lo publicaste en You Tube? probablemente la RIAA (SGAE estadounidense) vaya por ti.

De acuerdo a Project Opus, algunos usuarios de You Tube están recibiendo esas famosas cartas de cease & desist demandando al autor del video (amateur, que lo hace por diversión, que es fan, que no planea hacer dinero con un video personal) que lo quite.

Proximamente la RIAA, SGAE, Somexfon, Amprofon, CAPIF y todas esas entidades dedicadas hoy por hoy a asustar a los que escuchamos música desarrollarán un aparato que lee pensamientos y nos exigirán pagar derechos si "cantamos" una canción en nuestras cabezas.

(Vía Mangas Verdes)