CAPIF es el nombre del equivalente de la SGAE en Argentina. En días pasados anunciaron por medio de un comunicado que las acciones legales contra personas que intercambiaron música "de forma ilegal" ya están en marcha. Me parece que todas estas entidades que supuestamente cuidan al artista tienen la misma tonalidad amarillista y amenazante, la CAPIF dice:

dejaron de ser números de IP (números de identificación de la computadora), tienen nombre y apellido y debieron pagar indemnizaciones por los daños causados

No tengo conocimiento de las leyes Argentinas, pero me sorprende que la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas llamen ilegales a los programas P2P, pues este tipo de redes y servicios no están limitados a canciones de grupos que han firmado para las grandes disqueras (en el supuesto que efectivamente esto es ilegal en Argentina) también puedes intercambiar música y archivos libres o con licencias Creative Commons, por ejemplo.

Según Gabriel Salcedo, están demandando a los niños que descargan música para que "la gente tome conciencia sobre las implicancias de éstas prácticas ilegales para la cultura musical del país, y las situaciones entre padres e hijos que se dieron en las familias afectadas por las acciones legales es un buen comienzo". ¿Qué tal eh?