En medio del escándalo del cuñado incómodo" de Calderón, El Economista dice tener documentos que revelan que la campaña de Andrés Manuel López Obrador estaría financiada con dinero ilícito "obtenido a través de la extorsión, el chantaje y el saqueo que el gobierno perredista hace en la ciudad de México*".

Documentos en poder de El Economista revelan que cuando López Obrador era Jefe de Gobierno de la ciudad se decidió obtener dinero con qué financiar su campaña presidencial, inflando los presupuestos de la obras públicas y robándose los sobre costos; chantajear a los proveedores del Gobierno del Distrito Federal a cambio de recibir obras públicas y extorsionar a vendedores ambulantes, giros negros, taxistas y microbuseros y a la policía capitalina.

No obstante que algunos de los proveedores han amenazado con denunciar el chantaje, el gobierno de López Obrador pudo disuadirlos de que no lo hicieran.

(...)

Documentos posteriores, suscritos por APM (Alberto Pérez Mendoza, actual Coordinador de Defensa del Voto de la Campaña de AMLO) y NMG (Nicolás Mollinedo Bastar, director de Logística de Campaña y amigo personal de AMLO) establecen responsables de cada uno de los programas, precisan las estrategias a aplicar y analizan los resultados obtenidos.

El documento suscrito por CSP, justifica la estrategia a aplicar con el argumento de que el candidato no posee recursos económicos requeridos para el cumplimiento de la meta, ya que aunque el IFE provee recursos económicos importantes, “nadie se atiene a la ley”. Y por la propia mecánica de las campañas electorales es indispensable contar con otra fuente de financiamiento.

Acusaciones gravísimas. Veremos hasta donde llegan. El artículo también menciona nombres de los responsables de dicho documentos entre los que estarían Marcelo Ebrard, César Yañez Centeno, Alberto Pérez Mendoza y Jesús Ortega Martínez.