La respuesta a cómo es que los piratas obtienen las últimas películas aún antes de estrenarse en el mercado ha sido respondida; es algo que todos sospechábamos pero que nadie se atrevía a aceptarlo.

Paul Sherman, un crítico de cine, ha sido acusado de vender 100 screeners (término usado para los piratas cuando se refieren a una copia de un VHS o un DVD enviado a las personas encargadas de clasificar una película o críticos de cine, que es el caso). Si es encontrado culpable, este señor tendría que pagar 250,000 dólares y/o tres años de prisión como máximo.

De acuerdo al artículo de Ars Technica la razón por la cual el material de este tipo es filtrado no tiene que ver con el dinero realmente sino de aumentar el status en una comunidad o simplemente vengarse de la industria (y digo vengarse porque es gente que trabaja en esa industria).

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.