El senado estadounidense aprobó hace un momento con 83 votos a favor y 16 en contra una enmienda que permitirá la construcción de un muro de casi 600 kilómetros a lo largo de la frontera con México además de unos 800 kilómetros de barreras para impedir el paso de automóviles.

La enmienda también excluye de legalización a extranjeros con antecedentes penales, ya sea tres delitos menores o uno mayor. Jeff Sessions al respecto dijo: "los días de las fronteras abiertas han pasado. Buenas vallas hacen buenos y no malos vecinos".

Mientras tanto George W. Bush anunció ayer el envío de 6,000 soldados a la frontera con México ante el aumento de la inmigración ilegal, pero dice que no es militarización; lo curioso es que el gobierno mexicano justifica la medida.