Dirán que está segundo en las encuestas pero el poder mediático de las opiniones de López Obrador es muy fuerte. Hoy hay una especie de drama de telenovela con el uso y difusión de encuestas presidenciales.

Hoy en la mañana El Universal organizó una mesa redonda con los principales encuestadores en donde estos coincidieron que se pueden equivocar y las encuestas solo muestran tendencias y no ejercicios de precisión.

Más tarde, hace unos momentos, también en declaraciones para El Universal, Luis Carlos Ugalde, consejero presidente del IFE dijo que su deber es sólo dar a conocer la metodología con la que se elaboran las encuestas y los nombres de los patrocinadores.

El IFE no se pronuncia ni por avalar, ni por rechazar ni por considerar la calidad de las encuestas, porque esto es una industria en donde nuestra única facultad legal es exigir que nos den copia de su metodología para que esté al alcance de todos los que deseen conocerla

Entonces, no es un compló, puede que estén algunas compradas, muchas probablemente no y por sobre todo no creo que estos sean los primeros signos de un fraude electoral (argumento muy usado estos días por los habitantes de la Peje-Matrix™). Deberíamos mirar las encuestas como una fotografía de lo que la gente siente en ese momento. Al dia siguiente pueden cambiar totalmente de opinión.