La nueva estrategia de Skype es bastante agresiva: desde el programa puedes llamar a cualquier número en Estados Unidos o Canada sin que te cueste un centavo, pero tienes que conectarte desde Estados Unidos para poder aprovechar las llamadas gratis.

Esto también funciona, por ejemplo, con el call forwarding, es decir si alguien llama a tu Skype y configuraste la redirección a una línea de teléfono o celular en Estados Unidos o Canada el proceso y la llamada no tiene ningún costo.

Nada mal.