Valentina Palma

Alma Muñoz escribió un excelente artículo en La Jornada acerca de las mentiras que el Instituto Nacional de Migración hizo, para deportar a Valentina Palma y las declaraciones al respecto de María Novaro.

''Han incurrido en contradicciones: que el amparo no aplicó, que el amparo no apareció, que violó la calidad de su estancia migratoria, porque trabajaba, pero no nos enseñan un recibo de cobro. Es una mentira tras otra, mientras para nosotros se fortalece que la ley, las autoridades gubernamentales, se la pasaron por el arco del triunfo.''

Entrevistada minutos después de que en el INM se dijo que no habría pronunciamiento alguno sobre el tema, porque estaban ciertos de que se actuó conforme a derecho, y por tanto el gobierno ''está cubierto en tiempo, forma, lugar y todo aquello sobre lo que se quieran inconformar'', Novaro insistió en la necesidad de hacer valer la justicia, más aún cuando médicos y defensores de derechos humanos chilenos certificaron que Valentina fue víctima de ataques durante y después de su aprehensión, la semana pasada.

''Me siento -subrayó- impotente ante lo acontecido y dispuesta a dar testimonio sobre lo que yo vi, cómo le negaron el recibir papeles, ropa y visitas, y cómo fue golpeada en el penal de Santiaguito, porque junto con la compañera de mi otra alumna, Berenice Ubega, y su tía, Mónica Fernández, constatamos a través de las rejas que Valentina había sido golpeada, además de que vi cómo la transportaron.''

El INM cayó en una mentira tras otra para deportar a Valentina Palma: Novaro [La Jornada]