Hacer funcionar Windows de forma nativa en una Mac con Intel es el primer paso, el escenario ideal sería poder ejecutar otros sistemas operativos dentro del Mac OS X con muy poco impacto en desempeño general.

A esto se le llama virtualización y es en lo que está trabajando Parallels. Debido a que Windows funcionar de forma nativa en procesadores Intel no es necesario hacer una emulación para poder usarlo dentro del Mac OS X (como sucede con Virtual PC); de esa forma puedes usar aplicaciones para Windows o Linux sin necesidad de reiniciar o que funcionen muy lento.

Parallels está en beta y puede ser descargado y usado por 30 días sin costo. Después tienes que pagar $49.99 dólares.