De acuerdo a Diario Co Latino ya son más las organizaciones religiosas, sociales y de empresarios en Estados Unidos que se comprometieron a unirse a la huelga general y «boicot» económico del 1 de mayo; el objetivo es que el congreso estadounidense apruebe una reforma migratoria que sea favorable a los indocumentados.

Los organizadores aseguran que la iniciativa «Un día sin inmigrantes», será un evento histórico, ya que demostrarán la importancia que los indocumentados tienen en la economía estadounidense y que sin su labor muchas industrias y servicios quedarían paralizados.

A la vez, las asociaciones hicieron un llamado al gobierno para que detenga sus medidas represivas, pues aseguran que no es casualidad que la redada de inmigrantes más grande de las últimas décadas se haya realizado días antes de llevarse a cabo la acción nacional del 1 de mayo, y dicen que con estos actos el gobierno pretende amedrentar a los inmigrantes.

En México se está organizando algo similar, por medio de miles de emails circulando en el país se pide que no se compre nada estadounidense en el país ni se consuma nada en franquicias americanas, esto quiere decir no Dunkin' Donuts, Mc Donalds, Burguer King, Starbucks, Sears, Krispy Kreme, Walmart y otras.