Es probable que Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón no estén muy contentos con los nuevos spots de Roberto Madrazo, mostrando una imagen más serena y evidentemente intentando alejarse de sus técnicas de gangster que mostró en el pasado para venderse como un ser más democrático, sereno y dialogante.

En el spot dice que mientras el PAN y el PRD se la viven peleando y descalificándose el "lo único que quiere es dialogar, ir a debatir publicamente y proponer" y así transforma las debilidades de otros candidatos en ventajas a su favor. Nada mal, movimiento inteligente, lo malo es que ya nadie le cree a Madrazo.