El antes y después de Apple es marcado probablemente por la salida del iPod, un reproductor digital de música ultra-portable y capaz de guardar unas 1,000 canciones con su disco duro de (en ese entonces) 5GB.

Este es el video en donde Steve Jobs presenta el iPod a la prensa:

En ese momento nadie le quedaba claro ni lograrían entender la revolución que esto significaría, no solo para la empresa, sino para la manera en que escuchamos música, la forma en que esta se vende y el nuevo mercado creado.

Cada uno de los periodistas en esa presentación se fue a su casa con un iPod y diez CDs seleccionados (y dicen que adquiridos) por el mismo Steve Jobs, el objetivo es que ellos mismos experimentaran copiar el CD a la computadora y pasarlo vía FireWire al reproductor. Obviamente la técnica fue todo un éxito pues al día siguiente casi todas las reseñas eran positivas.

(Vía Microsiervos)