Otra prueba más que cosas como el Patriot Act dedicado a espiar sin escrúpulos a los estadounidenses por parte de su gobierno no sirven para nada.

Los sospechosos del 11-M se comunicaban a través de e-mails que no enviaban -- Según el diario International Herald Tribune, Hassan El Haski se comunicaba con sus cómplices mediante una cuenta de correo común y corriente.

En lugar de enviarse sus correos, los escribían y guardaban como borrador, evitando así el rastreo de mensajes salientes por parte de los investigadores.

La investigación de Del Olmo dice que Haski era un usuario habitual de Internet que se habría comunicado a través de cuentas de correo de Yahoo o de Hotmail, basándose en el testimonio del turco Attila Turk, arrestado bajo cargos de terrorismo en Francia en 2004.

Sólo faltaría que algún ridículo culpe al internet por los atentados.

(Vía Menéame)