El sueño de todo mexicano: comer frijoles sin andar tirándose pedos. Suena ridículo, estupido y hasta de broma pero es cierto.

Dos cepas de bacterias podrían acabar con la pesadilla de los amantes de los frijoles: sus efectos flatulentos, según un estudio que han realizado científicos venezolanos.

Los investigadores añadieron las bacterias “Lactobacillus casei” y “Lactobacillus plantarum” a los frijoles para conseguir que su ingestión no produzca gases, informa en el próximo número del “Journal of the Science of Food and Agriculture” el equipo, comandado por Marisela Granito, de la universidad Simón Bolívar de Caracas.

La flatulencia se produce como consecuencia de la mezcla de gases producida por bacterias y levaduras simbióticas que viven en el intestino grueso de los mamíferos. El estudio descubrió que añadir las dos bacterias a estas legumbres antes de que se cocinen evita que luego den lugar a los incómodos gases.

Buscan quitar efecto de gases a los frijoles en El Economista.