Mario Gámez, periodista de Milenio Diario habló con Catalina Bautista Juárez, sirvienta de la familia Peña Coss, en el caso de Diego Santoy Riveroll, presunto homicida de dos menores de edad.

Aquí la declaración completa, pero dejo algunos extractos importantes y extraños:

Me amarra de las manos y los pies, me pregunta por un señor Enrique, pero yo le dije que no sabía quién era, y me dice ‘es que por culpa del señor Enrique perdí mi trabajo y se murió mi hijo; ahora para que él sienta lo mismo me voy a llevar a la niña

(...)

Agregó que posteriormente ya no supo nada, pero de rato observó que el joven que entraba de nuevo al baño, ya sin capucha: era Diego Santoy Riveroll, quien se sienta en uno de los escalones del cuarto, después se levanta y le pega en la cabeza con un martillo

(...)

Luego me saca del baño, me para (cerca de las escaleras), me dice que no haga ruido, que arriba hay dos personas, sus cómplices, luego se despide de Erika diciéndole ‘nos vemos mi amor’, pero él ya estaba ensangrentado de su ropa, de sus manos y traía un cuchillo o navaja, la dobla y la mete a su pantalón

(...)

Después le suena el teléfono y dice ‘¿Azura?, ¿estás loca?’ y cuelga, luego escucho que le habla a su mamá, le dice que le lleve una caja de cigarros pero con dinero adentro y su cartera, se vuelve a parar, me desamarra adentro del carro, me baja, me da cinco pesos para el camión, entonces al caminar yo sin voltear porque me amenaza, él se va

Diego actuó solo, Milenio Diario