La piratería es una consecuencia y no un problema; no conozco nadie que apoye esta teoría pero es una convicción que tengo. En países como Bolivia con condiciones económicas deplorables, es ridículo que se quieran vender DVDs o CDs a los mismos costos que, por ejemplo, Estados Unidos o España, por lo que la venta de piratería crece a ritmos imparables a consecuencia de que los estudios y disqueras simplemente no quieren adaptarse al mercado en el que están parados.

Seguro más de uno está sorprendido, tal vez piensen que es una broma de semana santa, pero la realidad es: la alcaldía de La Paz y el sindicato de trabajadores cinematográficos de la ciudad, firmaron un acuerdo con los vendedores de películas piratas, por medio de este se permite la venta de películas piratas siempre y cuando no se trate de filmes nacionales ni de películas de estreno que están en cartelera.

Obviamente las sociedades de autores están que arden y algunos acuerdos legales de propiedad intelectual se verán afectados. La pregunta es cómo afectará esto al país en largo plazo (más de 10 años).

(Vía Barrapunto)