Cuentan en Diario IP:

La columna, publicada por PBS, habla de algo tan horrible que cuesta creerlo, así que he añadido la palabra presunto. Según su autor, Paul Allen, cofundador de Microsoft que abandonó la empresa cuando todavía era relativamente pequeña. Allen era, de facto, el jefe en Microsoft, y en 1983 debían hacer frente a un importante proyecto, el lanzamiento del MS-DOS 2.0. Por aquella época contrajo la enfermedad de Hodgkins, una especie de cáncer. Una noche Allen escuchó como Steve Ballmer (hoy CEO) y Gates discutían cómo hacerse con las acciones de Allen (un 40% de la empresa) si éste fallecía a causa de la enfermedad. Allen no murió, pero al acabar el proyecto dejó la compañía y nunca volvió.

El autor de dicha columna es Robert X. Cringely quien tiene una reputación bastante grande como columnista de tecnología. No se si Gates y Ballmer tengan esta carencia moral tan intensa, pero he estado en situaciones bastante fuertes y no muy alejadas de esta. Afortunadamente el afectado no era yo, pero estaba muy cerca de este tipo de conflictos.