Es súper interesante que la manera en que se está desplegando el WiMax en Mijas, España (vía), que en realidad son tres ciudades pequeñitas, una en la costa y dos en la sierra, es decir, muy separadas.

Como era necesario ponerle internet a las 22 oficinas municipales habían dos opciones: pagar bastante dinero por 22 líneas ADSL o conectarlas entre todas con WiMax. Miguel Ángel Criado, periodista de El Mundo dice que optaron por la lógica.

La opción lógica en España (y probablemente en la mayoría de países desarrollados) es obviamente, elegir WiMax la cual reduce costos de forma drástica pero en un país latinoamericano las cosas serían un poco diferente:

  1. Se haría un concurso para ver qué compañía ofrece la mejor opción y para, supuestamente, incentivar la competencia.
  2. El sobrino de alguien con cargo más o menos alto tiene una empresa, "de esas que venden computadoras".
  3. El concurso está arreglado, se presentan tres empresas y dos no existen.
  4. El WiMax queda descartado, y es lógico: "Esas tecnologías nuevas no son confiables", por otro lado es mejor cablear entre dependencias, es más caro, implica más gente y así "nos quedamos con más dinero".
  5. Se hace el primer pago pero los trabajos están detenidos porque alguien perdió un papel donde venía una firma que autorizaba alguna cosa que nadie entiende
  6. Hay cambio de gobierno o despiden al dependiente tio del chico que tiene la empresa que vende computadoras y que planeaba conectar 22 oficinas a diez kilómetros de distancia usando solamente cables ethernet y un router de 10 puertos marca patito.

Claro que siempre hay excepciones ...que confirman la regla.

👇 Más en Hipertextual