Los nuevos discos de Marisa Monte (una muy famosa cantante brasileña) llamados "Infinito Particular" y "Universo ao Meu Redor" vienen con un DRM que no puede ser desinstalado y el cual requiere que aceptes un contrato que no está en portugués. Aún si no aceptas el malware se instala.

¿Qué hace el DRM? bloquea la posibilidad de escuchar el disco en Linux o en Mac OS y la posibilidad de copiar las canciones del disco que compraste para ser escuchadas en un iPod. Jimmy Rosario tiene algunos detalles interesantes al respecto:

El acuerdo EULA previene al usuario que ”certain files and folders might remain in your computer even after the user removes the digital content, the software and/or the player” (”algunos archivos y directorios podrían permanecer en su computadora incluso después que el usuario elimine el contenido digital, el software y/o el reproductor”). El problema es que el sistema de protección se instala en el PC aunque el usuario activamente haya optado por no aceptar tales condiciones.

”Sólo firme aquí...”
Aparte de tratarse de un extenso y complicado texto de condiciones jurídicas, algunas de ellas altamente cuestionables, el acuerdo de licencia está presentado de forma que el usuario no puede marcarlo y recortarlo para su análisis posterior.

Y como explican en Boing Boing, esto sucede justo cuando el gobierno brasileño planea distribuir 1 millón de computadoras basadas en Linux.

¿La solución? rápida e indolora.