Resulta un poco ridícula y estúpida la postura de la SGAE y Pedro Farré con su cruzada contra el internet y los sitios que deciden insultar o "difamar" a la organización o sus dirigentes:

Vamos a ir hasta el final. El que nos llame gángster, que busque un buen abogado [...] acusar a la SGAE de ser una organización mafiosa, como hizo la Frikipedia, es una atribución de un delito sin pruebas y se puede perseguir

Bien, una organización mafiosa no necesariamente atribuye un delito, de hecho explica perfectamente lo que es la SGAE según la última revisión de la Real Academia Española [vía], «Grupo organizado que trata de defender sus intereses» entonces no veo ningún argumento difamatorio en usar el adjetivo mafiosos cuando nos referimos a ellos.

De acuerdo a Farré, sólo se perseguirán webs que "ataquen" de manera constante y generalizada, yo me pregunto cuándo deja de ser ocasional para ellos, por ejemplo me pregunto qué pasaría si todos los días escribo un post calificando a la SGAE de mafiosos. ¿tienen jurisdicción en México? -- ¿qué pasa si son cien, mil o diezmil blogs escribiendo todos los días lo que pensamos de la SGAE, sin pelos en la lengua? me resultaría divertido verlos intentar demandar a mil websites. Lo hemos dicho mil veces, pero el internet no se puede controlar.