Sonia Blanco escribe hoy, refiriéndose a Good Night, and Good Luck:

Pero de vez en cuando (muy de vez en cuando) te sientes pegado a la butaca y debes hacer auténticos esfuerzos por no levantarte y aplaudir en medio de una escena.

Una banda sonora subyugante y deliciosa que sólo interviene cuándo es necesario. Una fotografía dura y arriesgada que en ocasiones recuerda a Orson Welles. Pero sobre todo una contundencia y coherencia en el discurso como hace tiempo que no veía.

Magníficas intepretaciones de un muy bien escogido reparto coral, y una firme y acertada dirección de George Cloney

...y me muero de ganas de verla, pero es muy difícil ver una película en versión original, por aquí casi todos los cines muestran las películas dobladas. Creo que el cine apela a dos sentidos: visual y auditivo; el doblaje es para mi una fuerte tortura a una obra de arte que debería mostrarse sin cambios; ¿nos gustaría ver en blanco y negro una película a color? -- ¿qué tal si apareciera la imagen al reves? -- ¿los colores cambiados para que los daltónicos entiendan?

Claro, no todos sabemos otros idiomas, yo no podría ver una película alemana sin subtítulos, pero ese debería justamente ser la solución, ya que es la que menos «modifica» la obra; ni se diga de una serie como CSI que justamente vi ayer y que sus personajes pierden toda personalidad porque las voces y la manera de hablar son otras, Grissom es otro, y ese otro no le hace justicia.