Un control anti-phishing en el que por default los usuarios confían hecho por Microsoft no puede ser bueno. Ejemplo claro de esto es que con el Internet Explorer 7 si entras a Kriptópolis aparece una noticia en grande diciendo que abandones cuando antes el sitio. Cuentan en el sitio:

Nuestro "delito" consiste en no haber comprado nuestro certificado SSL a alguna de las empresas que Microsoft considera "fiables". Mi inexcusable falta estriba en haber obtenido un certificado gratuito de CA Cert, en lugar de haber abonado 100 dólares por año para poder disfrutar de todas las bendiciones de Microsoft. Tan tremendo acto de desacato tiene un precio: Explorer 7 se dedicará, por los restos, a asustar sin motivo a nuestros futuros visitantes.

Así que, aunque aparezca el Internet Explorer 7, 8 y 9, será mejor seguir usando Firefox, Safari u Opera.

(Vía Menéame)