Leo en El Espacio de Dircom (vía Arsenio Escolar) que De Tijd un diario de economía en Bélgica estará probando durante tres meses el uso de un dispositivo electrónico en donde puedes leer el diario descargado a diario vía Wi-Fi.

El proyecto, en el que participará la multinacional holandesa Philips, será probado entre abril y junio con doscientos voluntarios, a quienes se les facilitará un aparato llamado "papel electrónico", similar a una pantalla de ordenador muy fina, en tamaño A5.

El dispositivo cuesta 400 euros, es decir: un fracaso rotundo; si los diarios del mundo quieren eliminar el papel pero permitir que sus lectores puedan revisar el diario en la calle o en cualquier otro lugar, necesitarían:

  • Ponerse de acuerdo y mandar a fabricar tantos dispositivos electrónicos portátiles que no cuesten 400 o 500 dólares sino 30 o 40, así eliminas los altos costos, evitas el robo de estos (hay tantos que no tiene sentido) y con altas disponibilidades le darás muchas más oportunidades a los lectores de probar este nuevo medio de lectura.
  • Evitar a toda cosa el DRM. Si quieres que tu periódico electrónico tenga éxito tienes que darle al consumidor, al menos, tanta libertad como en la versión de papel. Yo compro un diario para la casa, algunos comprar un sólo ejemplar para toda la oficina y lo leen 30 personas. Si resulta que no puedo copiar o compartir mi diario electrónico, al igual que el de papel, pueden estar 100% seguros que será un fracaso.
  • Permitir que un dispositivo electrónico pueda descargar cualquier periódico del mundo; no sonaría ilógico que los periódicos actuaran como las compañías de teléfonos móviles y no permitan descargar el periódico de la competencia en el dispositivo móvil, eso sería un gran, gran error; deja la decisión en tu lector y verás como lo agradecerá siendo más fiel.