Nokia está desarrollando una teléfono móvil útil para cualquier persona con temor a ser secuestrada, su funcionamiento se basa en parecer que está apagado cuando en realidad está enviando alertas de emergencia con fotos, sonido y coordenadas GPS, todo esto activado con un botón de "pánico" escondido en el teléfono.

Cuando la persona presiona este botón un mensaje pre-grabado junto con con una serie de fotos, sonido y video son enviados a un grupo de personas que la persona elige y de los cuales confía plenamente. Si el teléfono tiene GPS, las coordenadas se incluyen en estos mensajes. En caso de que el teléfono pierda señal toda la actividad antes descrita se guarda en memoria y se transmiten en el segundo que la señal celular vuelva.

La única manera de detener este proceso es por medio de un código personal de tal forma que se pueden detener las falsas alarmas.

Nokia está intentando patentar el sistema, probablemente para un lanzamiento a futuro.

(Vía Smart Mobs)