Que El País (via PJorge) le dedique un artículo a Quaero es entendible, después de todo el buzz es buzz, pero saltar de enlace en enlace entre blogs y ver que algunos replican o explican la noticia de este buscador es inaceptable. En palabras de Pepe Cervera:

Crear un buscador para defender la multiculturalidad es una completa estupidez. Si el flamante eurobuscador privilegia los resultados europeos continentales frente a los anglosajones estará corrompiendo las búsquedas. En lugar de localizar lo que el cliente busca encontrará lo que los burócratas o las multinacionales de Europa consideren mejor. ¿Quién va a utilizar un buscador que despista? Si el problema es la lengua, Google ya dispone de las herramientas para buscar en decenas de idiomas diferentes. Y si no privilegia resultados ni idiomas... ¿en qué será diferente (por no decir mejor) que Google?

Quero sucks desde la filosofía misma porque no está hecho para darnos un servicio sino para, desde el punto de vista de sus creadores, para balancear el uso de buscadores del web. ¿Cuántas veces hay que explicarle a la gente, gobiernos, empresas y corporaciones que el internet no se puede controlar?