El 22 de enero de 1984 durante el Super Bowl, Apple mostró el famoso comercial de 60 segundos introduciendo la Macintosh. Este fue dirigido por Ridley Scott (Blade Runner, Alien, Thelma & Louise) mostrando cómo IBM sería destrozada por una nueva computadora. Inicialmente las ventas de la Macintosh 128K se vendió muy bien, pero a finales de año los usuarios estaban hartos de la muy poca memoria incluida en el equipo.

La Macintosh 128K incluía un procesador de 8MHz y un monitor de 9 pulgadas. Se vendía inicialmente por $2,495 dólares. En septiembre de 1984 apareció una versión con 512K de memoria, por $3,195 dólares.

Ese mes Macworld imprimió la portada de su revista con un joven Steve Jobs vestido en traje formal con tres de las nuevas computadoras. El título en portada decía: "Apple Remarkable New Personal Computer":