Vale la pena leer los cuatro posts escritos por Arsenio Escolar describiendo la espera del nacimiento del primer hijo de Felipe y Letizia, el cual los "pilló" en el peor día para un diario: domingo y en la noche-madrugada.

Creo que con estos posts se entiende muy bien lo que representa cubrir un evento tan importante pero con una gran presión por el tiempo y la necesidad de imprimir ya para estar en la calle con la noticia confirmada.