Muchos nos preguntamos todos los días el por qué de los disturbios que se están viviendo estos días en Francia. Entender una realidad social de un país en el cual no vivimos es difícil y en muchos casos tocaría estar ahí, fisicamente y escuchar al ciudadano promedio externando sus pensamientos al respecto.

Vía Arsenio Escolar, Manuel Valls, un barcelonés de 43 años, diputado socialista en la Asamblea Nacional Francesa y alcalde de Evry, en la periferia de París, nos lo explica, en unas cuantas palabras:

"Se ha estropeado el ascensor social. El inmigrante italiano, español o portugués, e incluso los argelinos antes de la II Guerra Mundial, llegaban como obreros; sus hijos conseguían ser maestros y sus nietos catedráticos de universidad, por decirlo de alguna manera. La crisis actual afecta a los hijos y los nietos de la inmigración, que son franceses. En la Asamblea Nacional no hay ni un solo diputado de origen magrebí o de piel oscura, a excepción de los tres de los territorios del Caribe. Y un solo musulmán, el representante de Mayotte, en el Índico."

Esto y más en una entrevista en El País.