Ojalá sea que no. A la izquierda Felipe Calderón, a la derecha Carlos Slim.