César Ricaurte escribe un muy interesante artículo de opinión en El Universo de Ecuador, el cual me tomo la libertad de cirtarlo en parte:

Craig Barret no solo es el CEO (presidente) de Intel, la quinta compañía más grande del mundo; también es uno de los gurús más importantes del desarrollo tecnológico y la Nueva Economía. Un carismático señor que con sus decisiones puede cambiar la vida de un país. Costa Rica, por ejemplo… Luego que la fabricante de microchips instalara allí una planta, esa nación duplicó en un año su PIB.

Craig Barret estuvo en el Ecuador la semana pasada y mediáticamente pasó casi desapercibido. Mientras en las pantallas de TV asistíamos a los semanales escándalos y a los habituales dimes y diretes con respecto a la supuesta reforma política, Barret no fue entrevistado por ningún noticiero, ni siquiera se registró su presentación, en la que, por ejemplo, reveló que los costos de las telecomunicaciones en el Ecuador son las más altas de la región y por lo tanto un serio problema para un cada vez más lejano desarrollo tecnológico del país.

Peor aún. En ningún medio se protestó por el hecho de que el presidente Alfredo Palacio no recibió a Barret y delegó al Vicepresidente para que asistiera a la reunión… Seguramente el Mandatario tenía cosas más importantes que hacer... Aunque, para ser francos, en este país todo es más importante que pensar en el desarrollo tecnológico o en posibilidades de inversión a largo plazo.

Aunque es cierto que la televisión del país sudamericano es, por no ser muy drástico, sensacionalista, también es cierto que vivimos en una época en donde el periodismo ciudadano sí puede hacer una diferencia. Entonces: quejarse de que la televisión no cubrió el evento es el primer paso, realizar la cobertura que a ellos no les da la gana hacer sería el siguiente.

Como bien indica Ricaurte, cuando Kirchner no recibió a la ex-CEO de HP, Carly Fiorina se armó una fuerte controversia mediática, pero los medios son impulsados por la sociedad: si ellos demandan los medios ceden. En Ecuador tiene más peso el último chisme político porque es lo que da rating. Hasta que la sociedad civil no cambie su actitud seguirán siendo tercermundistas.