La casa blanca está cada día más sucia. Adam Entous y James Vicini en 20 minutos:

El jefe de gabinete del vicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney, Lewis Libby, fue acusado de perjurio, obstrucción al a justicia y falso testimonio en una acusación de cinco cargos emitidos el viernes por un gran jurado que investiga la filtración de la identidad de un agente encubierto de la CIA. Poco después, Libby presentaba su dimisión.

Libby, que podría ser condenado hasta a 30 años de prisión y una multa de 1,25 millones de dólares, dimitió minutos después de que los cargos fueran entregados a un tribunal federal en Washington.

Karl Rove, el máximo asesor del presidente George W. Bush, no fue imputado junto con Libby, pero el fiscal especial Patrick Fitzgerald ha dejado claro que Rove continuaba siendo investigado y estaba en aprietos legales, dijeron los abogados.

Seguir leyendo...