Chabelo:

Estuve dos semanas desempleado

...¿y por qué ahora lo tiene? -- ¿por qué no lo mantuvieron así, fuera del aire? -- Chabelo es una especie de cancer mediático que "afectó" (así...entre comillas) a algunas generaciones de niños mexicanos. Todavía lo hace, todavía aparece en las mañanas del domingo en la televisión, por suerte cada día tiene menos rating. Xavier López (su nombre real) es producto de la vieja guardia de Televisa, dónde se creía firmemente que los mexicanos eran tontos, que los televidentes no tenían tiempos de atención mayores a 3 o 4 minutos y que los niños necesitaban de un señor vestido de shorts, hablándole como si fueran bobitos, con muy pocas palabras y esperando que entendieran las dinámicas más sencillas posibles. Qué equivocados estaban en Televisa, (de tontos los mexicanos no tienen nada).

Chabelo sigue en la televisión por un tema de costumbres, es difícil sacar un programa que lleva 37 años al aire. Así como "El chavo del 8", el logo del VIPS y el PRI, la sociedad mexicana es de tradiciones, no les gusta cambiar facilmente. Es fácil imaginarse a un padre de familia haciendo que su hijo vea Chabelo porque el también lo veía de pequeño. Pero a los niños ya no les gusta que los traten como tontos.

La televisión infantil, en lo que cabe, cada día sube más la barra y los retos son cada día mayores. A mis 7 años me encontraba viendo Robotech, una serie de dibujos animados japonesa casi épica con una trama nada sencilla que nos fascino a miles. 19 años más tengo toda la serie en DVD y me sigue pareciendo interesantísima -- ¿por qué? -- porque nadie me trató como un niño tonto...como Chabelo trata a su audiencia.

Los niños no quieren eso, quieren que los trates como lo que son: personas inteligentes con unas ganas insaciables de aprendizaje. El hecho que Televisa intentara que el programa de Chabelo iniciara una hora más temprano (6h00) se debe a que cada día menos gente lo mira porque simplemente ya no tiene sentido ver a un señor de 70 años vestido de shorts con voz muy aguda que solo se burla de su audiencia al insistir con ese personaje que representa a una televisión que ya no funciona: ni a la empresa ni a la audiencia.

(Foto original de El Siglo de Torreón)