¿Sabías que a los huracanes, tifones y ciclones tienen nombre para identificarse de manera más fácil? Desde 1953, a inicios del año se compila una lista de 21 nombres ordenados alfabeticamente para estos fenómenos climáticos; los más destacables son bautizados con uno de estos nombres a medida que se originan. Estos tienen que ser cortos, sencillos y fáciles de recordar. Se pueden reusar siempre y cuando este no haya sido devastador.

Clement Wragge fue el primer meteorólogo en ponerle nombre a un fenómeno climático a principios del siglo veinte. Los estadounidenses lo hicieron de manera formal a mediados de siglo y en un inicio solo elegían nombres de mujeres (en recuerdo a sus novias y esposas).